Saltar al contenido

¿Retención de líquidos? Estos remedios naturales pueden ayudarte

¿Cómo luchar contra la retención de líquidos?
Las causas de la retención de agua son numerosas y las consecuencias desagradables: piernas pesadas, articulaciones rígidas… Afortunadamente, existen remedios naturales y económicos para combatir este fenómeno.

Beba agua durante todo el día

Contrariamente a la creencia popular, el consumo de agua no se reduce cuando se retiene el agua. Una buena hidratación del cuerpo promueve una mejor eliminación de sustancias tóxicas en la orina. Lo ideal es beber ocho vasos de agua durante todo el día.

Remedios anti-retención de líquidos

Algunas plantas, ya sea en forma homeopática o en infusión, han demostrado sus efectos contra la retención de líquidos. Estas plantas tienen un efecto sobre el hígado, los riñones y el sistema linfático. Drenan el exceso de líquidos en nuestro cuerpo estimulando la microcirculación sanguínea: el agua contenida en exceso en los tejidos es entonces rechazada por la sangre y así puede ser eliminada.
Calabacín, hinojo, pepino, melón, sandía, frutos rojos. Las frutas y verduras de temporada son ricas en potasio y fibra que contribuyen a la eliminación de esos excesos de líquidos en el cuerpo.

¿Qué plantas?
Algunas de las plantas anti-retención de líquidos que estimulan el hígado, los riñones o el sistema hepático son: el té verde, la vara de oro, el diente de león, la vid roja, el ortosifón (o el té java) o la pilosella. Estas plantas están fácilmente disponibles en tiendas de alimentos naturales.

Leer Mas :  El Poder del Kiwano para la Salud

Ahora unos consejos que le permitirán eliminar esos excesos de líquido dentro de su cuerpo:

Beba té verde

Utilizado desde hace miles de años en la medicina china, especialmente por sus propiedades anti-retención, el té verde drena el exceso de agua de los tejidos del cuerpo. Esta bebida, que es la segunda más bebida en el mundo, ayuda a luchar contra la retención de líquidos.

Disfrute de una decocción de diente de león
El diente de león tiene propiedades diuréticas y puede consumirse como decocción. Para ello, hierva el equivalente a 1 cucharada de hojas de diente de león en 1 litro de agua, luego caliente a fuego alto durante 15 minutos. Una vez que la decocción esté caliente y filtrada, se recomienda tomar 1 taza antes de cada comida.

Tome una pequeña dosis de vinagre de sidra
El vinagre de sidra enriquece el cuerpo con potasio, un elemento conocido por regular los niveles de sodio, el principal agente de retención de agua. Por lo tanto, tomarla ayuda a drenar los tejidos. Para consumirlo, basta con mezclar 1 cucharadita de vinagre de sidra en un vaso grande de agua. A renovar dos veces al día.

Comer alcachofa

En general, las alcachofas purifican el intestino y drenan los tejidos, especialmente porque son ricas en potasio y fibra. También contiene inulina, un azúcar que combate naturalmente la retención de líquidos. Su eficacia está garantizada, ¡no importa cómo se coma!

Comer leguminosas

Las leguminosas están llenas de nutrientes: proteínas, vitaminas del grupo B, hierro, magnesio. Así que, además de las clásicas lentejas, piense en judías rojas y blancas, frijoles, alverjones.

Leer Mas :  Poderosos beneficios de beber agua de pepino

Haga una infusión de perejil.

El perejil tiene propiedades diuréticas que ayudan a eliminar el exceso de agua en los tejidos del cuerpo humano. Deje infusionar 2 cucharaditas de perejil molido en una taza de agua hirviendo durante unos 10 minutos, luego filtre. Beba un máximo de 3 tazas al día. También es posible beber jugo de perejil, que se prepara mezclando 1/2 ramo con 1 cucharada de jugo de limón.

Comer cebolla

Desde la antigüedad, las cebollas han sido conocidas por sus propiedades diuréticas. Independientemente de cómo se consuma, es eficaz contra la retención de agua.

Ahora bien, algunos consejos que le permiten evitar la retención de líquidos:
Reduzca su consumo de sal (así como los alimentos que contienen mucha sal).
Evite el azúcar.
Beba agua según sea necesario.
No use ropa que esté demasiado cerca del cuerpo o que esté muy apretada.
Haga ejercicio regularmente para eliminar el agua y estimular la circulación sanguínea.
Duerma con las piernas levantadas.
Verifique si hay intolerancia a la lactosa o al gluten, que puede ser la causa del problema.
No permanezca estático mientras esté de pie o sentado durante demasiado tiempo.