El jugo de apio pertenece a la familia de las apiáceas o umbelíferas, a la que también pertenecen el perejil y el hinojo.

Los tallos de apio son crujientes y se utilizan a menudo en ensaladas y sopas.

Debido a su sabor salado, el apio se beneficia si se combina con zumos de frutas más dulces.

Algunas variedades de apio son incluso muy saladas.

Las partes blancas del apio han crecido al abrigo del sol y contienen menos clorofila que las partes verdes.

Beneficios nutricionales del apio

jugo de apio beneficios

Las hojas del apio son ricas en vitamina A; en cuanto a los tallos, son excelentes fuentes de vitaminas B1, B2, B6 y C, así como de potasio, folato, calcio, magnesio, hierro, fósforo, sodio y muchos aminoácidos esenciales.

El sodio, responsable del sabor salado del apio, no es malo para la salud, de hecho es un mineral esencial para el organismo.

Incluso las personas que tienen que vigilar su consumo de sal pueden disfrutar del apio con tranquilidad.

Es la sal de mesa, compuesta por cloruro de sodio, la que deben evitar las personas con hipertensión.

El apio también contiene fibra, que ayuda al tránsito.

Mientras que muchos alimentos pierden sus cualidades nutricionales durante la cocción, el apio resiste bastante bien.

Las propiedades terapéuticas del zumo de apio

El apio se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar la presión arterial alta y es realmente excelente en zumo de verduras.

Combinado con otras frutas y verduras, el apio actúa de forma sinérgica para combatir varias dolencias.

Estudios recientes han destacado su valor en la lucha contra el cáncer.

Rohtopia / Pixabay

Ayuda a restablecer el equilibrio ácido-base

Gracias a su composición mineral, el zumo de apio ayuda a neutralizar la acidez de la sangre.

Es un aliado de los deportistas

El zumo de apio actúa como un tónico perfecto después de una sesión deportiva en naturismo herbol te decimos el por que del consumo del apio.
Compensa la pérdida de electrolitos, rehidrata el cuerpo y le aporta muchas vitaminas y minerales.

Ayuda a prevenir y combatir el cáncer

El apio contiene nada menos que ocho familias de sustancias anticancerígenas.
Entre ellos se encuentran los compuestos acetilénicos cuya eficacia ha sido reconocida para detener el crecimiento de las células cancerosas.
En cuanto a los ácidos fenólicos que contiene, bloquean la acción de las prostaglandinas que estimulan el crecimiento de las células tumorales.
Las cumarinas que contiene ayudan a prevenir el daño celular causado por los radicales libres.

Ayuda a regular los niveles de colesterol

Los investigadores han demostrado que el zumo de apio ayuda significativamente a reducir los niveles de colesterol total y LDL en la sangre.

Ayuda a prevenir el cáncer de colon y de estómago

El apio contiene cumarinas, fitonutrientes que previenen la formación y el desarrollo de cánceres de colon y estómago.

Alivia el estreñimiento

El zumo de apio tiene propiedades laxantes naturales que ayudan a aliviar el estreñimiento. También ayuda a calmar los nervios que se tensan al tomar laxantes de fabricación industrial.

Tiene propiedades refrescantes

En tiempo caluroso y seco, beber un vaso de zumo de apio dos o tres veces al día, entre las comidas, ayuda enormemente a regular la temperatura corporal.

Tiene propiedades diuréticas

El potasio y el sodio que contiene el zumo de apio ayudan a regular el flujo de líquidos en el cuerpo, incluso estimulando la mezcla, y así se evita la acumulación de líquidos.

Ayuda a combatir la inflamación

El poliacetileno que contiene el apio es una sustancia muy eficaz para aliviar la inflamación.

Por ello, el consumo de apio está indicado en casos de artritis reumatoide, artrosis, gota, asma o bronquitis.

Estimula la función renal

El apio favorece el buen funcionamiento de los riñones ayudando a eliminar las toxinas del organismo.

Ayuda a combatir la hipertensión

Beber zumo de apio a diario durante una semana ayuda significativamente a reducir la presión arterial.
Los ftalidos que contiene el apio ayudan a relajar los músculos que rodean las arterias y a dilatar los vasos, lo que favorece una buena circulación sanguínea.

Para aprovechar al máximo este beneficio, lo mejor es tomar un descanso de tres semanas después de una semana de consumo continuo.

Calma el sistema nervioso

Gracias a su composición de minerales alcalinos, el zumo de apio tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso.

Por ello, se recomienda su consumo a las personas que sufren de insomnio.

Favorece la pérdida de peso

Beber zumo de apio con frecuencia a lo largo del día ayuda a controlar los antojos de alimentos dulces o grasos.

Ayuda a eliminar los cálculos urinarios

Gracias a sus propiedades diuréticas, el zumo de apio puede ayudar a eliminar los cálculos renales o de la vesícula biliar.

Mi consejo:

Al comprar, elija los ejemplares más verdes, que contienen más clorofila.
Asegúrese de que los tallos estén firmes.
En la nevera, guarde el apio envuelto en una bolsa de plástico o en un tupper.

El apio tiende a marchitarse con bastante rapidez, así que evite dejarlo a temperatura ambiente durante demasiado tiempo.
Si el apio se ha ablandado, rocíelo con agua y déjelo en la nevera durante unas horas para que vuelva a estar crujiente.

Un poco de botánica:

El apio pertenece a la familia de las umbelíferas, al igual que el perejil y el hinojo, por ejemplo.

El nombre antiguo del apio, que todavía utilizan algunos, es «ache», en referencia al apio silvestre.

«Ache» viene de la palabra latina apia, que hace referencia al hábitat natural de la planta en el agua.

En el pasado, se llamaba «dolor de pantano» o perejil de pantano.

Hasta principios del siglo XVI, se consideraba principalmente una planta medicinal, sobre todo por sus propiedades diuréticas.

Poco a poco será considerada como una hortaliza, hasta que en el siglo XIX entra en las hortalizas de consumo cotidiano.

Hay que distinguir entre el apio de monte y las ramas de apio, también llamadas apio de monte. Se trata de 2 variedades diferentes. El primero se cultiva por el bulbo de la planta, el segundo por los tallos y las hojas.

Las hojas y los tallos del apio pueden utilizarse para hacer zumo fresco utilizando un exprimidor, por ejemplo.

Consejo: El apio también puede secarse y triturarse, y luego mezclarse con sal para hacer la famosa sal de apio, esencial para el zumo de tomate.

La raíz del apio de monte :

La raíz del apio puede rallarse para hacer un remoulade o mezclarse con zanahorias ralladas. Aporta el picante característico de la verdura. Cocido, el apio es perfecto en una sopa.

Semillas de apio:

Se utilizan como condimento, con el pescado por ejemplo. También pueden aromatizar sus gratinados, sopas o ensaladas.

LAS PROPIEDADES BENEFICIOSAS DEL APIO :

Las hojas del apio son ricas en vitamina A.

Bien conocida, esta vitamina desempeña un papel importante en el mantenimiento de la visión y en la renovación de las células de la piel.

Los tallos y el bulbo del apio son un cóctel de vitaminas en el que encontramos :

Vitamina C: Es un elemento importante de nuestro sistema inmunitario, ya que estimula el movimiento de los glóbulos blancos.

Lucha contra la fatiga favoreciendo la asimilación del hierro por el organismo.

Vitaminas B1, B2 y B6: Estas tres vitaminas forman parte de la misma familia, pero cada una tiene un papel que desempeñar: La vitamina B1 es necesaria para el funcionamiento de los músculos y del sistema nervioso. La vitamina B2 ayuda a mantener un buen nivel de glóbulos rojos, reduciendo así la fatiga.

La vitamina B6 interviene en la creación de glóbulos rojos y la formación de hemoglobina, y contribuye a la regulación de la actividad hormonal.

Vitamina K: Este grupo de vitaminas es menos conocido, pero es esencial para la coagulación de la sangre e interviene en el metabolismo óseo al ayudar a que el calcio se fije en los huesos.

La vitamina K también ayuda a mantener las arterias y los vasos sanguíneos flexibles y en buen estado.
Betacaroteno: Esenciales para mantener una buena vista, los betacarotenos son derivados de la vitamina A.

También son potentes antioxidantes y luchan contra el envejecimiento prematuro de la piel.

El apio contiene sal de forma natural, de ahí su sabor salado.

Pero si el apio contiene una cantidad importante de minerales y oligoelementos comunes como el calcio, el magnesio, el hierro, el sodio y el potasio, también contiene oligoelementos más raros.

El fósforo, por ejemplo, que participa, con el calcio, en la resistencia de los huesos, pero también el selenio, que previene el envejecimiento celular y participa en la regulación de la tiroides.

En cuanto a las diferentes preparaciones posibles, si no te tienta el gratinado de apio, un rápido viaje a la centrifugadora y obtendrás un zumo de apio ideal a muchos niveles:

El zumo de apio es hidratante. Al estar compuesta por un 90% de agua, no podíamos esperar menos de ella. Pero también tiene la ventaja de ser muy baja en calorías.
El zumo de apio refuerza la bilis y ayuda al hígado a eliminar los residuos del organismo. Perfecto para una pequeña desintoxicación después de una comida familiar grasosa y bien regada.
El zumo de apio contiene poliacetilenos.

Los poliacetilenos tienen efectos antiinflamatorios y antibacterianos.

También ayudan a aliviar ciertos problemas como la hinchazón, el estreñimiento o el síndrome del intestino irritable. Por último, los flavonoides que contiene evitarían el desarrollo de ciertos tumores.

Un aliado para adelgazar:

La acción del apio es múltiple en el organismo. Tiene propiedades desintoxicantes, antioxidantes y revitalizantes.

¡El tallo de apio STAR de las dietas!

Estrella de las dietas, el tallo de apio es el tentempié favorito de quienes controlan su peso. De hecho, la digestión de un tallo de apio requiere que el cuerpo queme más calorías de las que aporta el apio.

El zumo de apio, gracias a su riqueza en agua y a sus efectos desintoxicantes, es un aliado para adelgazar. Ayuda a eliminar las toxinas. Su composición rica en fibra, permite, además de la regulación del tránsito intestinal, limitar la sensación de hambre. Es una bebida excelente para picar sin sentirse culpable.

Buena salud cardiovascular:

Sin grasa, sin azúcar, el zumo de apio es bueno para el sistema cardiovascular, especialmente gracias a las vitaminas y minerales que contiene. En particular, gracias al potasio que ayuda a bajar la presión arterial, y al grupo de vitaminas B que tienen un papel en la flexibilidad de la red venosa y muscular. (y sí, a menudo olvidamos que el corazón es un músculo)

ZUMO PURO O MEZCLADO

El zumo de apio puro se suele consumir en ayunas por la mañana. Al beberlo por la mañana, se facilita la asimilación de vitaminas y minerales.

Entonces, espere unos diez minutos antes de desayunar. También puede consumirla a lo largo del día, sola o con otras verduras.

El zumo de apio puro se suele consumir con el estómago vacío por la mañana.

El zumo de apio tiene un sabor sutil, delicado, ligeramente salado y mineralizado. Se sublima con zumos finamente mezclados como el de manzana, remolacha o tomate.