Saltar al contenido

Comer Chía en Ayunas ¿Es Saludable y Beneficia?

Aunque son diminutas, las semillas de chía se encuentran entre los alimentos más nutritivos del planeta.

Están repletas de fibra, proteínas, ácidos omega-3 y una variedad de micronutrientes que favorecen la salud digestiva e intestinal y ayudan a reforzar el sistema inmunitario.

Las semillas de chía son pequeñas semillas negras de la planta Salvia hispanica, que comparten orígenes con la menta.

Los pueblos azteca y maya las consumían por su capacidad de revitalizar el cuerpo con energía.

Además, la chía en maya antiguo significa «fuerza».

Hoy en día, se consideran un superalimento y se utilizan para aumentar la energía a diario, como sustituto en una dieta vegetariana o vegana, así como para los deportistas.

Ricas en muchos nutrientes: las semillas de chía contienen cinco veces más calcio que la leche, más hierro que las espinacas, más potasio que los plátanos y más vitamina C que las naranjas.

Las semillas de chía están llenas de antioxidantes, que combaten la producción de radicales libres y fortalecen el sistema inmunológico.

Por su alto contenido en fibra, son ideales para la digestión.

Pueden absorber diez veces su peso en agua y expandirse en el estómago para hacer que te sientas lleno.

Así, se reduce el apetito y los antojos, lo que contribuye a la pérdida de peso.

Además, estas semillas contienen el doble de proteínas que la mayoría de los cereales y alimentos vegetales, lo que las convierte en una excelente fuente de proteínas para los vegetarianos.

Ricas en ácidos grasos omega-3 y omega-6, las semillas de chía superan al salmón en su aporte de nutrientes, lo que es estupendo para el cerebro y el corazón.

Este superalimento también combate la diabetes gracias a su capacidad para ralentizar la digestión y la presión arterial y evitar los picos de azúcar en sangre después de las comidas.

Ricas en nutrientes, las semillas de chía son bajas en calorías.

Aquí tienes algunos beneficios de este superalimento con que puede ayudarte a conseguir y mantener un peso saludable.

Las semillas de chía regulan el apetito

Consideradas un superalimento, las semillas de chía tienen muchos beneficios y son una excelente fuente de fibra y proteínas.

Recuerda que las proteínas y la fibra son esenciales para calmar el hambre.

Mejor aún: al ingerirlas, las semillas de chía se expanden en el intestino, aumentando la sensación de saciedad.

Esto podría ser una gran ayuda para limitar el consumo de calorías.

Añádelas a tu batido matutino o a tu yogur para mantenerte saciado durante más tiempo.

También puedes mezclar 2 cucharadas de semillas de chía en un vaso de agua para cortar el hambre por la tarde.

Un superalimento que contribuye a la salud de los huesos

Otro beneficio de las semillas de chía es que una onza de este saludable alimento aporta el 18% de la ingesta diaria recomendada de calcio, un nutriente esencial para la salud de los huesos.

Si eres intolerante a la lactosa o no eres un gran consumidor de leche, estas pequeñas semillas son buenas para la salud de los huesos y pueden prevenir la osteoporosis.

Las semillas de chía regulan el sueño

Las semillas de chía son bolas de triptófano en miniatura.

Este aminoácido aumenta los niveles de melatonina y serotonina, dos hormonas que contribuyen al sueño reparador.

Comienza a consumir chía y nota como la cantidad y calidad de tu sueño mejoran.

Las semillas de chía estabilizan los niveles de azúcar en sangre

La gran cantidad de fibra de las semillas de chía retrasa la conversión de los carbohidratos en azúcar y del azúcar en grasa durante la digestión.

Esto ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

Otros beneficios de las semillas de chía son la hidratación de la piel

Las semillas de chía también vienen en forma de suero.

Se sugiere aplicarlo directamente sobre la piel seca o las cutículas para obtener un alivio inmediato.

También puedes añadir unas gotas a tu crema habitual para obtener una mayor hidratación.

Gracias a su alto contenido en omega-3, las semillas de chía son también alimentos antiinflamatorios, que pueden reducir las rojeces y tonificar la piel seca.

Beneficios y virtudes de la chía para la salud del corazón

Las semillas de chía están repletas de ácidos grasos omega-3, incluso más que las semillas de lino y el salmón.

Esta grasa «buena» desempeña un papel fundamental en la salud del corazón.

Los niveles altos de grasa en la sangre aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y varios estudios han concluido que los omega-3 reducen los niveles de triglicéridos.

Las semillas de chía son un medio eficaz para luchar contra las enfermedades cardiovasculares.

En efecto, numerosos estudios han demostrado que estas pequeñas semillas podrían disminuir la presión arterial, reducir el nivel de colesterol en la sangre y evitar así la obstrucción de los vasos sanguíneos.

beneficios-de-la-chia-para-el-corazon

 

Las semillas de chía son ricas en fibra

Las semillas de chía son una importante fuente de fibra.

Por lo tanto, esta semilla, muy popular, no debe descuidarse en una dieta variada.

El contenido de fibra de las semillas de chía es impresionante, con 34 gramos de fibra soluble en cada porción de 100 gramos de semillas de chía.

Las propiedades mucilaginosas de las semillas de chía, que permiten la absorción de la fibra por parte del organismo, las convierten en un gran producto para aumentar la ingesta de fibra, especialmente para quienes luchan contra el estreñimiento o la irregularidad.

 

Las semillas de chía son una buena opción sin gluten y sin huevo

Algunas personas alérgicas o intolerantes al gluten y/o al huevo tienen a veces dificultades para encontrar alimentos compatibles con sus especificaciones dietéticas.

Por lo tanto, las semillas de chía son un excelente ingrediente para añadir a su dieta.

Las semillas de chía no contienen gluten y pueden sustituir a los huevos en todo tipo de recetas gracias a la gelatina que se forma alrededor de las semillas cuando se remojan en agua o líquido.

Por otro lado, ten cuidado con aquellos alimentos poco habituales que contienen gluten.

Además, la chía contiene alrededor de un 23% de proteínas, muchas vitaminas B9, calcio y antioxidantes, lo que la convierte en un alimento a tener en cuenta en casi todas las dietas.

Las virtudes de la chía para proteger el cerebro

Hay varios alimentos que te ayudan a proteger tu cerebro.

La chía es sin duda una de ellas.

De hecho, las semillas de chía contienen entre un 15% y un 17% de omega-3 en forma de ácidos alfa-linolénicos.

Las semillas también contienen ácidos omega-6.

Las semillas de chía también son útiles para la función cerebral porque están compuestas por un 20% de ácidos grasos omega-3.

En efecto, permiten proteger las arterias del cerebro y una mejor comunicación entre las células.

De este modo, favorecen al mismo tiempo la memoria y la concentración.

Las grasas poliinsaturadas, como el omega-3 y el omega-6, ayudan a mantener la salud de muchas maneras.

Ayudan a construir y mantener las membranas celulares y a que el sistema cerebral funcione correctamente. ¡Usar semillas de chía todos los días es inteligente!

Semillas de chía para aumentar tu capacidad física

Las semillas de chía podrían ayudarte durante un esfuerzo físico intenso y prolongado, ¡un gran beneficio para la salud!

El consumo de proteínas e hidratos de carbono es fundamental en la dieta del deportista.

Las semillas de chía son entonces un elemento muy interesante para aumentar tus capacidades físicas durante una conducción sostenida o prolongada.

Además de sus valores en proteínas e hidratos de carbono, las fibras que contienen las semillas sirven para prolongar la saciedad y, por tanto, para prolongar la resistencia del deportista.

Chía para llenarse de antioxidantes

¿Sabes qué son los antioxidantes? Se trata de sustancias químicas contenidas en los alimentos que tienen la propiedad de prevenir los efectos nocivos de los radicales libres en el organismo.

Los radicales libres son compuestos inestables que contribuyen al envejecimiento celular.

Su estructura química daña otros átomos oxidándolos.

Si el cuerpo humano no es capaz de neutralizar y eliminar estos «oxidantes», pueden producirse varias enfermedades, como ciertos tipos de cáncer y enfermedades asociadas al envejecimiento.

Las semillas de chía están llenas de antioxidantes.

Una dieta rica en semillas de chía puede ayudar a prevenir estas enfermedades indeseables.

La chía, una excelente fuente de vitaminas y minerales esenciales

Las semillas de chía están llenas de vitaminas y minerales que son esenciales para mantener una buena salud.

Los investigadores se sorprenden incluso de la cantidad de calcio que contienen las semillas de chía.

De hecho, hay cinco veces más calcio en la chía que en la leche.

Además, las pequeñas semillas contienen el doble de potasio que un plátano.

Entre las demás vitaminas y minerales que contienen las semillas de chía, encontramos vitamina A, vitamina B, vitamina C, vitamina E, hierro y magnesio.

Otro beneficio de las semillas de chía: son excelentes para la salud intestinal

Las semillas de chía están compuestas por fibra soluble e insoluble, lo que las convierte en un ingrediente ideal para mantener una buena salud intestinal.

Para las personas que sufren de diverticulosis, la chía puede convertirse rápidamente en un aliado.

La diverticulosis afecta a casi el 50% de la población de 60 años o más.

Esta enfermedad crónica es muy dolorosa y las personas que la padecen deben adoptar gradualmente una dieta específica rica en fibra.

Las semillas de chía pueden ayudar a aliviar a estas personas.

Semillas de chía blancas y negras: ¿cuál es la diferencia?

En el supermercado, puedes encontrar semillas de chía negras o blancas.

Ambos son fácilmente intercambiables en las recetas y es difícil identificar las diferencias nutricionales entre ambos.

Algunas personas creen que las semillas de chía blancas son más ricas en nutrientes porque están completamente maduras.

También se dice que las negras tienen un sabor más pronunciado que las blancas.

Incorpora la chía a tu dieta para aprovechar sus virtudes y beneficios para la salud

Para obtener todos los beneficios de la chía, es mejor remojar las semillas antes de comerlas.

La gelatina que se forma alrededor de la semilla, llamada mucílago, ayuda a que la chía se digiera mejor.

Esta gelatina también garantiza una mejor asimilación de los nutrientes por parte del organismo.

Hay varias formas de preparar las semillas de chía.

Se pueden consumir en batidos, budines, productos horneados, yogur o mermelada.

Las semillas de chía ayudan a prevenir ciertos tipos de cáncer

Las semillas de chía también son ricas en antioxidantes.

Por ello, su consumo regular ayuda a prevenir el envejecimiento celular y la aparición de ciertos cánceres.

Por otro lado, las autoridades sanitarias desaconsejan las semillas de chía a las personas que padecen cáncer de próstata o tienen riesgo de padecerlo, porque contienen altos niveles de ácido alfa-linolénico.

Las semillas de chía ayudan a prevenir la diabetes

Las semillas de chía también permiten una mejor regulación de los niveles de glucosa en la sangre, al ralentizar la velocidad de digestión de los carbohidratos.

Por lo tanto, se recomiendan para prevenir la diabetes, pero también para las personas que la padecen.

Para ello, basta con comer de 1 a 2 cucharadas de semillas de chía al día.

Las semillas de chía mejoran la resistencia

Las semillas de chía eran utilizadas por los aztecas porque son fuentes de energía y resistencia.

Ayudan a asimilar las proteínas en el organismo y a mantenerse en forma durante todo el día.

¿Cómo se comen?

Como las semillas de chía son muy fáciles de incorporar a la dieta, puede añadirlas prácticamente en cualquier sitio.

Puede espolvorearlas en las ensaladas, añadirlas a los copos de avena de la noche a la mañana o a los batidos, o comerlas horneadas en pasteles.

Muchos veganos también los utilizan como sustituto de los huevos.

Algunas recetas rápidas

Avena nocturna con semillas de chía para empezar el día

Ingredientes:

3 cucharadas de avena

80 ml de leche de almendras

2 cucharadas de semillas de chía (una ración diaria)

Procedimiento:

Vierta la avena, la leche de almendras y las semillas en una jarra y remuévala bien hasta que esté suave.

Guarde el tarro en el frigorífico durante toda la noche o al menos durante cuatro horas.

Al día siguiente, añade fruta (plátano, kiwi, frambuesas…) y un topping (avellanas, almendras, coco…) y ¡a disfrutar!

Limonada con Chia Fresca

Ingredientes:

200 ml de agua o agua de coco

2 cucharadas de semillas de chía

1 zumo de limón fresco

½ cucharada de miel

Procedimiento:

Añade las semillas y el agua a un tarro y mézclalo bien.

A continuación, déjalo reposar durante 10 minutos para que las semillas de chía se hinchen y vuelva a agitarlo.

A continuación, añada el jugo de limón y la miel, mezcle de nuevo y disfrute.

Este artículo es meramente informativo, esta página NaturismoHerbolTienda.com no tiene la autoridad para prescribir ningún tratamiento médico o crear un diagnóstico. Te invitamos a visitar a tu médico si tienes algún tipo de afección o dolor.